Se pueden llevar la producción, pero la fábrica sois vosotros y vosotras. Se pueden llevar el capital, pero el trabajo que cada día hace que esa fábrica produzca es el vuestro.

El 8 de julio Roca Sanitario anunció un posible ERTE, que podría afectar a los 125 empleados que conserva la factoría alcalaína. Este nuevo embate al que se enfrenta la plantilla es uno hito más de una serie de reducciones de la plantilla y de la actividad, fruto de la deslocalización, cambios de la demanda y otros procesos derivados de la estrategia de la multinacional catalana. Desde la huelga de 1976, que este año cumplirá su 40 aniversario, hasta la acampada de 2013, la lucha de los trabajadores de Roca, en defensa de sus puestos de trabajo ha sido ejemplar y un referente del movimiento obrero complutense.

Ante la declaración institucional por parte del Ayuntamiento de Alcalá de Henares y el apoyo de diversos actores de la ciudad, Asociación Simbiosis quiere también sumarse a estas muestras de solidaridad y propone que se tengan en cuenta la aplicación de otro tipo de medidas para encontrar una posible solución a esta situación con el fin de conservar los puestos de trabajo y arraigar la actividad empresarial en nuestro municipio.

 

Asociación Simbiosis entiende que no hay soluciones sencillas ni varitas mágicas ante los problemas, pero tenemos claro que las que se han aplicado hasta ahora no han dado buen resultado, Roca es un ejemplo más de la destrucción del empleo local en nuestra ciudad: La Seda de Barcelona, Bosch, Fiesta, Saint Gobain Vetrotex…. Nos encontramos ante un mundo muy cambiante, en el que la supervivencia de las empresas es muy complicada y donde la deslocalización buscando el máximo beneficio prima ante la necesidad de sustento de las familias.

Como entidad que quiere incidir en otras fórmulas de activar la economía queremos reseñar la capacidad de la economía social para la generación de empleo de calidad, con claras virtudes de resiliencia ante la crisis. La ministra de Empleo y Seguridad Social -Fátima Báñez- señaló que en el período de la Crisis entre 2008 y 2012 las cooperativas destruyeron diez puntos menos de empleo que el resto de las empresas. La OCDE también reconoce la capacidad de las cooperativas para resistir la crisis, asegurar empleo y generar trabajo digno. El número de puestos de trabajo en las cooperativas aumentó durante la Crisis un 2%, y de los puestos de trabajo que generan, el 80% son indefinidos. Si enmarcamos estos datos en el contexto actual, queda patente el papel de las cooperativas para asentar el empleo de calidad.

Por eso, Asociación Simbiosis apuesta por una economía a la medida del ser humano. Una economía ligada al territorio, en la que la rentabilidad social y ambiental prime sobre el afán de beneficio y , en última instancia, una economía democrática en la que los y las trabajadoras sean protagonistas. Por tanto no podemos menos que lamentar el último ERTE de Roca, consecuencia de un sistema neoliberal que en ningún caso pretende ser garante de un futuro que asegure un trabajo digno para el individuo como unidad fundamental de una colectividad.

Asociación Simbiosis propone que se estudien vías que pasan por la democratización de las estructuras empresariales, desde la conversión en cooperativa, o la adopción de criterios y valores de la economía social: la participación de los trabajadores, la búsqueda de impactos sociales y ambientales positivos o anteponer a las personas frente al lucro.

Varios son los ejemplos, en distintos lugares del mundo, en los que se han desarrollado este tipo de modelo:

Irizar, pasó de ser S.L. a cooperativa en 1963, cuyo modelo de gestión está reconocido a nivel internacional, logrando el Premio Europeo a la Excelencia Empresarial 2000 por su compromiso con la Gestión y la Calidad Total. Otras empresas en el País Vasco, que han optado por un sistema de gestión similar se asocian en torno a Ner Group, en la que se incluyen SA (Arreche), SL (Grip-On, Waltyer Pack) y cooperativas (AMPO, EKIN).

Otro lugar en el que se han desarrollado este tipo de iniciativas ha sido Argentina. Multitud de empresas han sido recuperadas por los trabajadores tras el corralito. En Escocia destaca el caso de Tullis Russell Group por la participación de los trabajadores en la empresa.

El camino que queda por andar no es fácil, no pretendemos dar lecciones a los trabajadores de Roca, pero sí sabemos que es posible aproximar ciertas herramientas y apoyos que pueden facilitar la vuelta de estos trabajadores al mercado laboral, abriendo una interlocución colectiva entre empresas, instituciones, sindicatos…para elaborar un plan de desarrollo local en Alcalá de Henares y su comarca que apueste de forma contundente por una economía que pone en el centro a las personas y que potencie que cada vez más población pueda volver a vivir y trabajar cerca de casa.

Para más información:

Factor C: Factores de resistencia de las microempresas cooperativas frente a la crisis y recomendaciones para un fortalecimiento cooperativo del sector de lo social

Resiliencia en tiempos de crisis: el poder de las cooperativas financieras.

Fotografía original cedida de Pedro Enrique Andarelli (editor Alcalá Hoy)